Saturday, November 10, 2007

 

La Convención sobre el Nuevo Derecho del Mar

CONVEMAR:

La Convención sobre el Nuevo Derecho del Mar

o Ley del Mar

Uno de los temas que está próximo a discutirse en el Congreso Nacional es la Convención del Mar o CONVEMAR, un convenio internacional de las Naciones Unidas del que el Ecuador aún no es signatario. Además de reconocer un mar territorial de 12 millas náuticas (en contraposición a la teoría ecuatoriana de las 200 millas), aparentemente no queda tan clara la situación de las Islas Galápagos en lo que respecta a las islas Darwin y Wolf, que podrían estar siendo consideradas en este documento como “rocas”. El Dr. José Machuca ha preparado un resumen de los documentos principales, cuyas ideas principales comparto con ustedes por considerarlo un tema de nuestro interés.

Considerada una “Constitución de los Océanos”, la CONVEMAR fue aprobada en Jamaica el 30 de abril de 1982 por la III Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Está vigente a nivel mundial desde 1984.

Contempla 320 artículos distribuidos en 17 partes, una de las que, la XI, llamada “La Zona” aplica a los fondos marinos. La Zona” se refiere a la zona internacional de los fondos marinos fuera de la jurisdicción nacional, considerada como patrimonio común de la humanidad. Su objetivo es: garantizar un acceso no discriminatorio a los minerales de los fondos marinos para los estados y sus empresas comerciales.

En lo referente a la conservación y ordenamiento de las poblaciones de peces trans-zonales y altamente migratorios, tiene como objetivos: asegurar la conservación a largo plazo y el uso sostenible de la población de peces trans-zonales y las poblaciones de peces altamente migratorios mediante la aplicación efectiva de las disposiciones pertinentes decretadas por la CONVEMAR; y, promover la protección y conservación de los recursos vivos.

Los recursos vivos y pesquerías en las aguas interiores estarán reguladas por la CONVEMAR y el estado ribereño; en el mar territorial, la zona contigua y la zona económica exclusiva, por el estado ribereño; en la plataforma continental, por la CONVEMAR y el estado ribereño; en alta mar y en los fondos marinos, todos los estados tienen derecho a dedicarse a la pesca.

De acuerdo a la CONVEMAR, el archipiélago de Galápagos seguirá manteniendo el mismo estado de protección y respaldo internacional con las líneas de base recta actuales, desde donde parten las 40 millas de la Reserva Marina de Galápagos. Para este caso, las líneas de base establecidas para medir sus espacios marítimos son aquellas que se encuentran en vigencia desde 1971. Dichas líneas están trazadas desde los puntos más sobresalientes del archipiélago y encierran lo que la CONVEMAR define como aguas interiores, en las cuales el Estado ejerce soberanía y jurisdicción absoluta.

En el 2005, la Organización Marítima Internacional (OMI) reconoció a la Reserva Marina de Galápagos como Zona Marítima Especialmente Sensible (ZMES). Además, esta Organización estableció un espacio marítimo de 40 millas náuticas adicionales a la ZMES bajo el nombre “Zona a Evitar”, la cual constituye una zona de amortiguamiento para proteger al archipiélago del paso de buques con carga peligrosa y aquellos mayores a 500 TRB.

Las islas Darwin y Wolf tendrán el mismo tratamiento del resto de islas y por lo tanto ostentarán zona económica exclusiva y plataforma continental, toda vez que tienen dimensiones de 115 Ha y 75 Ha respectivamente. Además, la Dirección del Parque Nacional Galápagos tienen sobre ellas grandes letreros que indican que pertenecen al PNG así como senderos para turistas y una plataforma amarrada a la isla Wolf, demostrando con ello que son islas que pueden ser habitadas en cualquier momento, pudiéndose efectuar investigación y vigilancia. (Páginas 20-21). Sabemos que esto no es así: no hay letreros, ni senderos ni plataforma.

Art. 3: Límites del mar territorial: todo Estado tiene derecho a establecer la anchura de su mar territorial hasta un límite que no exceda de 12 millas marinas medidas a partir de líneas de base determinadas de conformidad con esta Convención.

Art. 33: Zona contigua: es una zona contigua a su mar territorial (no más allá de 24 millas marinas contadas desde las líneas de base) donde el estado ribereño podrá: prevenir las infracciones de sus leyes y reglamentos aduaneros, fiscales, de inmigración o sanitarios; y sancionar las infracciones de esas leyes y reglamentos.

Art. 55: La zona económica exclusiva es un área situada más allá del mar territorial, sujeta al régimen jurídico específico de la parte V de la CONVEMAR, de acuerdo con el cual los derechos y jurisdicción del Estado ribereño y los derechos y libertades de los demás Estados se rigen por las disposiciones pertinentes de esta Convención.

En la zona económica exclusiva, el Estado ribereño tiene: (a) derechos de soberanía para los fines de exploración y explotación, conservación y administración de los recursos naturales, de las aguas subyacentes al lecho y del lecho y el subsuelo del mar; (b) jurisdicción, con arreglo a las disposiciones pertinentes de esta Convención respecto a: establecimiento y utilización de islas artificiales, investigación científica marina, y la protección y preservación del medio marino.

La zona económica exclusiva no se extenderá más allá de 200 millas.

Art. 64: El estado ribereño y los otros estados cuyos nacionales pesquen en la región las especies altamente migratorias enumerados en el Anexo cooperarán con miras a asegurar la conservación y promover la utilización óptima de dichas especies, tanto dentro como fuera de la zona económica exclusiva.

Art. 76: Definición de plataforma continental.- La plataforma continental de un estado ribereño comprende el lecho y el subsuelo de las áreas submarinas que se extienden más allá de su mar territorial hasta una distancia de 200 millas marinas. El margen continental comprende la prolongación sumergida de la masa continental del estado ribereño y está constituido por el lecho y el subsuelo de la plataforma, el talud y la emersión continental. No comprende el fondo oceánico profundo.

Art. 77: Si el estado ribereño no explora la plataforma continental o no explota los recursos naturales de ésta, nadie podrá emprender actividades sin expreso consentimiento de dicho estado. Los recursos naturales mencionados en esta parte son los recursos minerales y otros recursos no vivos del lecho de mar y subsuelo, así como los organismos vivos pertenecientes a especies sedentarias.

Art. 87: La alta mar está abierta a todos los estados, sean ribereños o sin litoral. Comprenderá: la libertad de navegación, la libertad de sobrevuelo, la libertad de tender cables y tuberías submarinas, la libertad de construir islas artificiales y otras instalaciones permitidas por el derecho internacional, la libertad de pesca, la libertad de investigación científica.

Art. 116: todos los estados tienen derecho a que sus nacionales se dediquen a la pesca en la alta mar.

Art. 121: El mar territorial, la zona contigua, la zona económica exclusiva y la plataforma continental de una isla serán determinados de conformidad con las disposiciones de esta Convención aplicables a otras extensiones terrestres. Las rocas no aptas para mantener habitación humana o vida económica propia no tendrán zona económica exclusiva ni plataforma continental.

Anexo 1: Especies altamente migratorias


  • Atún blanco
  • Atún rojo
  • Patudo
  • Listado
  • Rabil
  • Atún de aleta negra
  • Bonito del Pacífico
  • Atún de aleta azul del sur
  • Melva
  • Japuta
  • Marlin
  • Velero
  • Pez espada
  • Paparda
  • Dorado
  • Tiburón oceánico
  • Cetáceos




<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?